Almojábanas

almojábanas interior

Este postre árabe tiene la cualidad de enamorar desde el primer bocado, su dulce sabor nos transporta a la Daroca del siglo IX, de donde proviene esta receta que ha ido evolucionando y adaptándose a lo largo de los siglos. Tradicionalmente comercializado para las fiestas de invierno, San Blás y San Valero, ha acabado quedándose en nuestros escaparates durante todo el año.

Dulce que recuerda a las conocidas rosquillas, pero que presenta matices que lo hacen único e inconfundible. No solo su aspecto invita a hincarle el diente sino que su textura y relleno hacen que se convierta en uno de los postres más demandados en nuestra pastelería. Cocinado con ingredientes comunes como la harina, el agua o el aceite de girasol, parece imposible conseguir  el sabor de las almojábanas

Localidades como Daroca, Caspe o Albarracín, destacan por el gran arraigo a este postre, en estas podemos encontrar las más ricas variantes del dulce, siendo fieles a la tradición y origen de este. Aunque tanto es el tiempo que llevan en nuestros recetarios que se han extendido por gran parte de la península.

Como veis este dulce cuenta con una larga historia a sus espaldas, un superviviente del siglo IX que continua endulzándonos actualmente y que la familia Segura sigue cocinando generación tras generación haciendo que no se pierdan los sabores de la tradición.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.