Cómo hacer caramelo líquido

Aunque en un primer momento parezca una receta sencilla, preparar caramelo líquido puede ser una tarea muy costosa. Ya que es muy fácil que se queme o se quede duro.
Te contamos algunas trucos para que el caramelo siempre te salga perfecto:

1. Es aconsejable utilizar una sopera con fondo ya que puede salpicar.

2. La proporción ideal es por cada 100 g de azúcar tenemos que añadirle 50 ml de agua.

3. Añádele una cucharada de zumo de limón para que quede más líquido.

4. Debe de cocerse a fuego lento, sin pasar de los 190º.

5. No debes remover el caramelo con una cuchara durante el proceso (lo que sí puedes hacer es mover el cazo varias veces para que adquiera un color uniforme).

6. En cuanto tenga un bonito color tostado estará listo.

7. Mucho cuidado al manipularlo, puedes quemarte.

 

Una vez que sabemos estos trucos, el proceso es muy fácil, en una sopera con fondo colocaremos el azúcar, el agua y la cucharada de zumo de limón. Y lo pondremos a fuego lento, dejando que el azúcar se funda. Si tienes un termómetro de cocina, lo podemos utilizar para controlar la temperatura y que no se nos queme. Cuando veamos que el caramelo adquiere un color dorado, ya estará listo. Pero acuérdate de dejarlo enfriar, ya que te puedes quemar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.