Forrar los moldes para hacer repostería

En muchas ocasiones cuando realizamos un postre en el horno, nos surgen problemas en el horneado, ya sea porque se nos ha quemado la base o los laterales o porque a la hora de desmontarlo se nos ha quedado medio postre pegado en alguna parte del molde.
Por ello es recomendable engrasar el molde, pero además es conveniente forrarlo con papel para hornear, esto nos evitará los problemas que hemos nombrado anteriormente.
A la hora de forrarlo hay que tener en cuenta que ningún hueco se quede sin forrar ya que se nos podría quemar o pegar por esa parte.
Para ello te damos unas pequeñas claves para que puedas forrarlo correctamente.
Si el molde en redondo:
Doblamos el papel por la mitad, pero no formando un cuadrado, sino un triangulo. Y lo iremos doblando varias veces hasta tener un triangulo de unos 5 centímetros en la parte más ancha.
Cuando lo tengamos, colocaremos el papel en la base del molde que vamos a utilizar, de tal manera que la punta del papel quede en el medio del molde y cortaremos la parte sobrante del papel siguiendo la forma redonda del molde.
Una vez cortado, lo desplegaremos y tendremos un circulo que sera la base del molde.
Para los laterales cortaremos una tira alargada, que lo calcularemos con el molde y de ancho lo cortaremos unos 3 centímetros más grande para que sobresalga de los laterales. Y ya lo tendríamos.
Para un molde cuadro en más fácil ya que colocaríamos un trozo de papel desde uno de los laterales hasta el lateral que esta enfrentado, pasando por la base del molde y luego cortaríamos dos tiras que iría en los otros laterales. Eso si, acordaros siempre de dejar unos 3 centímetros de papel sobrante para que os sea más fácil desmontarlo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.