Vaina de vainilla

La vaina de vainilla, es uno de los ingredientes imprescindibles de la repostería. Ya sea en forma de pasta, de extracto, en polvo... aunque lo más recomendado es utilizar una vaina de vainilla fresca de calidad, ya que el sabor y el aroma sera mucho mayor.
Aunque se trata de uno de los productos más utilizados en la repostería, no se saben todos los usos que le puedes dar a una vaina para sacarle el máxima partido.
Para aprovechar la vaina, cuando la compramos se recomienda separar la vaina de las semillas. Para ello realizaremos un corte transversal a la vaina sin atravesarla completamente y rasparemos el interior con un cuchillo para extraer todas las semillas.
Cuando hacemos un postre, se recomienda añadir las semillas a los ingredientes sólidos (huevos, azúcar, harina...) e infusionar la vaina con los ingredientes líquidos (agua, leche....). La vaina podemos infusionarla de 2 a 3 veces ya que el mantiene el sabor.
Además podemos utilizar la vaina y las semillas para elaborar otros ingredientes, como son el azúcar de vainilla y el extracto de vainilla casera.
Para hacer el azúcar solo necesitaremos, cualquier tipo de azúcar blanca y las semillas de la vaina. Mezclaremos los dos ingredientes, removiendo bien con un tenedor y lo dejaremos reposar durante 15 días en un recipiente hermético para que el azúcar coja el aroma y el sabor de la vainilla.
Para realizar extracto de vainilla casero necesitaremos 400 ml de vodka y 4 vainas de vainilla abiertas, sin las semillas. Tan solo tendremos que introducir las vainas en la botella de vodka y dejarlo reposar durante 6 semanas en un lugar oscuro y fresco.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.